banner-05
banner-09

La arquitectura en Ibiza ha sido objeto de estudio y fascinación. Una arquitectura que prácticamente no ha variado a lo largo de los siglos, debido a que Ibiza durante gran parte de su historia, ha sido una sociedad aislada cultural y económicamente. Por eso el método de construcción en Ibiza provenía de la sabiduría popular y se transmitía de generación en generación. Con la llegada primero del turismo y la posterior explosión de la marca Ibiza, la arquitectura en Ibiza ha sabido evolucionar hasta convertirse en un referente internacional.

LA TRADICIÓN

La arquitectura tradicional en Ibiza se basaba en la construcción de muros gruesos, compuesta por módulos cuadrangulares y techos horizontales sostenidos por vigas de madera. Se trata de una arquitectura sencilla y sobria, que se inicia añadiendo módulos cúbicos independientes que se articulan alrededor de un espacio rectangular transversal a la entrada. Cada módulo tiene su propia función (salón polivalente, dormitorio, cocina o almacén) y los corrales para animales siempre se encuentran separados de este cuerpo principal. El conjunto total representa una casa totalmente funcional, muchas veces del todo ausente de elementos decorativos, que crecía en relación a las necesidades de la familia. Construida por el campesino, está esencialmente hecha de materiales encontrados en el lugar mismo: piedra seca, vigas de sabina para el tejado, arena, arcilla y plantas marinas.

LA LLEGADA DEL TURISMO

La arquitectura y la construcción Ibiza sufrieron una gran transformación con la llegada del turismo. La isla se abrió al mundo y eso trajo un nuevo enfoque adaptado a las necesidades del turismo. Del concepto de vivienda familiar se pasó a la edificación de grandes bloques, hoteles y apartamentos. Esto supuso el nacimiento de nuevas empresas y estudios de arquitectura. Empresas que para llevar a cabo sus proyectos debían equiparse con nueva maquinaria con la que trabajar materiales más aptos para este nuevo tipo de construcción. El ladrillo, el hormigón y los materiales metálicos se convirtieron en los recursos más utilizados para esta nueva etapa en las Pitiussas.

LA BÚSQUEDA DE LA EXCELENCIA

Ibiza desde su apertura global no ha parado de crecer. De ser una isla olvidada en medio del mediterráneo a convertirse en uno de los destinos más deseados. Este crecimiento sufrió un gran empujón en la primera década del siglo XXI. Un nuevo tipo de turismo llegó a la isla, unas nuevas exigencias y unas nuevas necesidades. Entre ellas la búsqueda de la excelencia. Aunque este nuevo enfoque volvía a la imagen bucólica de la tradición, toda su estructura, composición y uso de materiales eran completamente modernos. Sobre todo estos últimos, ya que además de respetar la estética purista de la arquitectura en Ibiza, debían alcanzar unos niveles de calidad exquisitos. Además estos materiales debían respetar el medio ambiente, por lo que la sobre utilización de elementos autóctonos no era una opción.

EL FUTURO DE LA ARQUITECTURA EN IBIZA

La transición arquitectónica en Ibiza


La arquitectura en Ibiza actualmente es considerada como vanguardia. Eso significa que cualquier iniciativa en el campo de la arquitectura y la construcción marca tendencia. Ibiza va un paso por delante en cuanto a conceptualización y utilización de materiales. Todo lo que ocurre en la isla tiene repercusión en la escena arquitectónica global. Ibiza es ahora mismo un campo de pruebas en el que las ideas más innovadoras tienen cabida y pueden desarrollarse. Por eso el futuro de la arquitectura en Ibiza es muy estimulante, por ello hay numerosas promociones inmobiliarias para poder comprar.